Ejemplo de pala infantil con un refuerzo continuo

Esta pala se construyó para una niña de 7 años, a partir de listones de abeto.

Mide 174 cm de largo, 6,5 cm de ancho y pesa 400 gr. Tiene los hombros muy marcados para facilitar el aprendizaje de la colocación de las manos.

La característica especial de esta pala es su refuerzo perimetral realizado en una pieza de madera dura.

Esta pieza mide 4 mm de espesor y 2,50 m de longitud, y es necesario curvarla para que envuelva la punta.

Esto se hace calentando la madera con vapor.

Como solo hay que curvar la porción del centro, se construye una caja de madera de 20 cm de largo con sendas ranuras en los extremos, por las que se introducirá el listón.

Como fuente de vapor, se utiliza una olla a presión, con un litro de agua.

Un agujero del mismo diámetro que la salida de vapor de la olla, permite conectar la caja directamente a la olla.

Una vez empieza a salir vapor el fuego se regula al mínimo de manera que haya un flujo constante y suave, solo entonces se coloca la caja en la toma de la válvula.

Es importante que el vapor pueda salir libremente de la caja, y que en ningún caso se genere presión, ni en la olla ni en la caja.

Tras media hora de “cocción” ya se puede doblar.
Con unos guantes gruesos, y antes de que se enfríe la madera, se adapta a la punta de la pala. En seco, sin emplear cola, y se sujeta ahí con un sargento.

Una vez se ha enfriado, ya conserva su forma, así que se ya se puede pegar.

     

Ya solo es cuestión de acabar la pala como ya sabemos.

Y si se quiere, adornarla con un detallito.

Deja un comentario